La envidia: un límite para el crecimiento

Por Roberto Hernández *

Hace unos años atrás, una serpiente empezó a perseguir a una luciérnaga; ésta huía rápido de la feroz depredadora, pero la serpiente era persistente. La luciérnaga huyó un día y la serpiente no desistía, dos días y nada.

Al tercer día, la luciérnaga paró y dijo a la serpiente:

– Espera, me rindo, pero antes de atraparme permíteme hacerte unas preguntas.

– No acostumbro dar concesiones a nadie pero como te pienso devorar, puedes preguntarme.

– ¿Pertenezco a tu cadena alimenticia?

– No.

– ¿Te hice algún mal?

– No.

– Entonces, ¿Porque quieres acabar conmigo?

– Porque no soporto verte brillar.

 La luciérnaga se atrevió a obtener esa información, porque quería entender la situación que le parecía sin sentido. Una vez enterada de la envidia de la serpiente, se limitó a sonreír y volar más alto y rápido, por lo que la serpiente se quedó con ganas de ese bocado tan luminoso que demostró estar fuera de su alcance.

 La pequeña luciérnaga le gritó a la serpiente, volando muy encima de ella: “Es hora de que aprendas a brillar tu misma”.

 Muchas personas alrededor del mundo están como la serpiente, dominadas por la envidia, que les trae consecuencias perjudiciales en sus vidas tales como: bloqueo de pensamientos creativos,  ansiedad, rencor, tristeza o se manifiesta a través de miradas y expresiones inoportunas que buscan hacer daño, porque las personas envidiosas son incapaces de alegrarse genuinamente por los logros de sus compañeros de trabajo, de sus vecinos, amigos e incluso de familiares.

 Pero ¿Qué es la envidia? el diccionario de la Real Academia Española lo define como tristeza o pesar del bien ajeno. Otra definición refiere que es un sentimiento de tristeza o enojo que experimenta la persona que no tiene o desearía tener para sí sola lo que otra posee.

 La envidia impide a las personas disfrutar lo que tienen, provocando frustración por lo que no tienen y por lo que otros logran, llevando una vida infeliz. El Emperador francés Napoleón afirmó en su momento que “la envidia es una declaración de inferioridad”.

 Las personas que cuidan su corazón de la envidia, llevan vidas más placenteras, tienen mejores relaciones interpersonales y tienen mayores posibilidades de alcanzar sus metas que las personas envidiosas. La envidia limita a las personas y enferma el corazón, además es una característica de personas mediocres.

 Liberarse de este sentimiento negativo es vital para tener una vida plena. “En cuanto el hombre abandona la envidia empieza a prepararse para entrar en el camino de la dicha” aseguró el poeta estadounidense Wallace Stevens.

 Tú puedes formar parte de la gente que hacen las cosas posibles, de los que trabajan y no de los que juzgan el trabajo de otro. Cuando alguien es libre de la envidia está más apto para trabajar en la realización de sus sueños y alcanzarlos.

 ¿Eres tú de los que felicita fácil y rápidamente a sus compañeros de trabajo, familiares o amigos por un logro alcanzado, o te cuesta alegrarte por los éxitos ajenos?


*Artículo de colaboración publicado en la Revista Centroamericana de Negocios y Liderazgo, Skills MagazineEl Autor es conferencista y coach experto en Desarrollo Personal. Embajador de la Red Mundial de Conferencistas y Director de SUPÉRATE.

Anuncios

Acerca de SUPÉRATE

"SUPÉRATE" - Instituto de Oratoria y Liderazgo- es una institución que ayuda a las personas a desarrollar su potencial de liderazgo a través del fortalecimiento de sus habilidades de comunicación. Bajo la dirección de Roberto Hernández, Conferencista y Coach Internacional, experto en comunicación, liderazgo y desarrollo personal.

Publicado el 24 de octubre de 2014 en Desarrollo Personal y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: